AUTORA
Depósito Digital:
DD-000555
Tany G Fernández G
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de YouTube
Colombia 2018-2020
Educadora y académica
Magíster en Educación y Desarrollo Humano
Especilista en Desarrollo Personal y Familiar
Licenciada en Pedagogía Infantil
Visita mi pagína web de educación: www.cuandolavida.com
JOSÉ MARTÍ

José Julián Martín Pérez nació en La Habana el 28 de enero de 1853. Político republicano democrático, pensador, periodista, filósofo y poeta cubano, creador del Partido Revolucionario Cubano y organizador de la guerra del 95 o guerra Necesaria, llamada así a la guerra de Independencia de Cuba.

Nacido en el seno de una familia española con pocos recursos económicos, a la edad de doce años José Martí empezó a estudiar en el colegio municipal que dirigía el poeta Rafael María de Mendive, quien se fijó en las cualidades intelectuales del muchacho y decidió dedicarse personalmente a su educación (biografiasyvida.com).

El joven Martí pronto se sintió atraído por las ideas revolucionarias de muchos cubanos, y tras el inicio de la Guerra de los Diez Años (1868-1878) y el encarcelamiento de su mentor, inició su actividad revolucionaria: publicó la gacetilla El Diablo Cojuelo, y poco después una revista, La Patria Libre, que contenía su poema dramático Abdala. A los diecisiete años José Martí fue condenado a seis años de cárcel por su pertenencia a grupos independentistas; realizó trabajos forzados en el penal hasta que su mal estado de salud le valió el indulto.

Deportado a España, en este país publicó su primera obra de importancia, el drama La adúltera. Inició en Madrid estudios de derecho y se licenció en derecho y filosofía y letras por la Universidad de Zaragoza. Durante sus años en España surgió en él un profundo afecto por el país, aunque nunca perdonó su política colonial.

De España se traslada a París, por breve tiempo. Pasa por Nueva York y llega a Veracruz el 8 de febrero de 1875, donde se reúne con su familia. En México entabla relaciones con Manuel Mercado y conoce a Carmen Zayas Bazán, la cubana que sería su esposa (josemarti.cu).

Del 2 de enero al 24 de febrero de 1877 estuvo de incógnito en La Habana como Julián Pérez. Al llegar a Guatemala trabaja en la Escuela Normal Central como catedrático de Literatura y de Historia de la Filosofía.

Desde su residencia en el exilio, José Martí se afanó en la organización de un nuevo proceso revolucionario en Cuba, y en 1892 fundó el Partido Revolucionario Cubano y la revista Patria. Se convirtió entonces en el máximo adalid de la lucha por la independencia de su país.

Dos años más tarde, tras entrevistarse con el generalísimo Máximo Gómez, se incorporó a una nueva intentona que daría lugar a la definitiva Guerra de la Independencia (1895-1898). Pese al embargo de sus barcos por parte de las autoridades estadounidenses, pudo partir al frente de un pequeño contingente hacia Cuba, pero fue abatido por las tropas realistas en 1895. Martí cabalgó, sin saberlo, hacia un grupo de españoles- ocultos en la maleza y fue alcanzado por tres disparos que le provocaron heridas mortales. Su cadáver no pudo ser rescatado por los mambises (soldados cubanos). Tras varios entierros, fue finalmente sepultado el día 27, en el dicho número 134 de la galería sur del Cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba (josemarti.cu).

Contaba cuarenta y dos años. Junto a Simón Bolívar y José de San Martín, José Martí es considerado uno de los principales protagonistas del proceso de emancipación de Hispanoamérica (biografiasyvida.com).

CONTEXTO HISTÓRICO

Foto sin descripción

El prócer de la independencia de Cuba nació en un período de transición. En aquel año de 1853, en la Isla, se sentían aún los aires de las expediciones del general Narciso López, signado por el anexionismo, y los epígonos de las corrientes reformistas.

Unos días después del nacimiento de José Martí (el 28 de enero de 1853) pero en febrero, en San Agustín, La Florida, durante el obligado destierro, fallecía el precursor de la independencia cubana, el sacerdote Félix Varela. Este, fue fundador ideológico, revolucionario y transgresor que tendría en José Martí a su mejor discípulo, aunque ambos no se hubiesen encontrado nunca.

La colonia era un momento de cambios, de necesarias mutaciones, donde maestros como José de la Luz y Caballero educaban a los jóvenes iracundos que, se alzarían en los campos y ciudades al grito de la independencia.

 

Martí tendría en Rafael María de Mendive el vaso comunicante que le permitió aprehender ese ideario cubano, el de Varela y Luz, y su desarrollo se vería acelerado cuando, siendo todavía un adolescente, conocería la cárcel, el presidio político y los trabajos forzados, al ser condenado por las autoridades hispanas. El viviría los años iniciales de la Guerra de los Diez Años no como un activo soldado, en el fragor de los combates, sino en la calidad de su martirologio, como tantos cubanos en las galeras, donde aprendió la sustancia íntima de la barbarie colonial.

Su tiempo histórico encontraba, además, el correlato de América, que vivía iguales cambios, como la presencia de las leyes de Reforma, impulsadas por Benito Juárez, y la lucha de liberación nacional del pueblo mexicano frente a las tropas de Napoleón III y al imperio de Maximiliano.  Más al norte, en los Estados Unidos, se producía la Guerra de Secesión que marcó, sustancialmente, el decursar histórico de esa nación y trazó las perspectivas de su desarrollo en la Modernidad.

En ese contexto espiga José Martí, madura intelectualmente. Estructura su pensamiento político, afirma su ideología por la independencia de Cuba -reformulado el programa de los fundadores de la nación- y el destino de la Isla, debido a su condición geográfica e histórica, integrada al desarrollo de los pueblos de nuestra América y al de la Humanidad (fenix.co.cu).

ESTILO LITERARIO

En la literatura en lengua española, el término modernismo denomina a un movimiento literario que se desarrolló entre los años 1880-1920, fundamentalmente en el ámbito de la poesía, que se caracterizó por la rebeldía creativa, un refinamiento narcisista y aristocrático, el culturalismo cosmopolita y una profunda renovación estética del lenguaje y la métrica. En las raíces del Modernismo hay un profundo desacuerdo con la civilización burgues, por consiguiente sus principales características son:

Foto sin descripción

​- El rechazo de la realidad cotidiana, ante la cual el escritor puede huir en el tiempo o en el espacio.

- Alternancia entre el tono melancólico y la vitalidad.

- La búsqueda de la belleza se consigue a través de imágenes muy plásticas y acercamiento a las artes.

- Utilización de versos medievales como el alejandrino, el dodecasílabo y el eneasílabo con aportes de nuevas variantes al soneto.

- El uso de la mitología y el sensualismo.

- Renovación léxica con el uso de helenismos, cultismos y galicismos, que no buscaba tanto la precisión como el prestigio o la rareza del vocablo.

- La adaptación de la métrica castellana a la latina.

- El culto a la perfección formal, con poesía serena y equilibrada.

Dentro de los temas principales que abarcaba el modernismo se encuentran:

- El hastío de la vida

- La profunda tristeza.

- La angustia y la melancolía.

- La angustia y la melancolía.

- La evasión de la realidad del tiempo y del espacio (escapismo).

- Los amores imposibles.

- El erotismo marcado con un profundo y delicado amor.

- El cosmopolismo: idealización de la sociedad pariscina.

ESTILO POÉTICO

Foto sin descripción

Además de destacado ideólogo y político, José Martí fue uno de los más grandes poetas hispanoamericanos y la figura más destacada de la etapa de transición al Modernismo, que en América supuso la llegada de nuevos ideales artísticos.

​​

 La voz poética de Martí se plasmó desde tres fomas:

1. Vitales: la voz dolorida pero entrañable del hombre deshaciéndose y haciéndose a sí mismo en la precariedad de su vivir

2. La voz y más desde la fuerza del pleno pulmón emitida por la Naturaleza o el Universo

3. Una voz recóndita, que desde la trascendencia quiere asegurarse un lugar firme entre las certezas humanas.

 

Todo ello para llegar a dar una declaración de amor y libertad firme, sin fisuras, que hacen de su obra, corta en años pero intensa en sentido, un mensaje compacto, bello y armoniosamente sincero (fenix.co.cu).  ​

Como poeta se le conoce por Versos libres (1878-1882, publicados póstumamente); Ismaelillo (1882), obra que puede considerarse un adelanto de los presupuestos modernistas por el dominio de la forma sobre el contenido; y Versos sencillos (1891), un poemario decididamente modernista en el que predominan los apuntes autobiográficos y el carácter popular.

 

Escritos en su mayor parte en 1882, los poemas de Versos libres no vieron la luz hasta su publicación póstuma en 1913, muchos años después de su muerte. El propio Martí calificó esos versos de "endecasílabos hirsutos, nacidos de grandes miedos, o de grandes esperanzas, o de indómito amor de libertad, o de amor doloroso a la hermosura".

 

El tono fuerte y áspero de este volumen, por el que Martí proclamaba su propia preferencia, impresionó vivamente a Miguel de Unamuno, cuyos juicios serían el punto de partida de la valoración de la obra. Su fuerza vibratoria, tanto formal como en los contenidos, se hace evidente en composiciones como "Poética", "Mi poesía" o "Cuentan que antaño", en las que se sirvió de un lenguaje vigoroso y oscuro, por momentos incluso pasional.

La poesía de José Martí se funda en una visión dualista de la humanidad: realidad e idealismo, espíritu y materia, verdad y falsedad, conciencia e inconsciencia, luz y oscuridad. Los poemas de Ismaelillo (1882), libro dedicado a su hijo, son un ejemplo de ello: la debilidad y la inocencia del niño son su fuerza.

En Versos sencillos (1891), José Martí expresa el sentimiento que le despierta la alegría de la naturaleza y el mal de la civilización. El sufrimiento y el temor al paso del tiempo también fueron elementos frecuentes en su lírica, donde se advierte un acercamiento al romanticismo que muchos críticos han considerado superior al de otros de sus contemporáneos. En A mis hermanos muertos el 27 de noviembre (1872), publicado durante su destierro en España, Martí dedica sus versos a los estudiantes muertos en una masacre acaecida en aquella fecha (biografiayvida.com).

De la biblioteca personal

Colección SurEditores. La Habana, Cuba.

2016

INFLUENCIAS

Rubén Darío

EN VOZ DE OTROS:
José Martí
SUS POEMAS
Poema representativo

Yo soy un hombre sincero

Yo soy un hombre sincero
De donde crece la palma,
Y antes de morirme quiero
Echar mis versos del alma.

Yo vengo de todas partes,
Y hacia todas partes voy:
Arte soy entre las artes,
En los montes, monte soy.

Yo sé los nombres extraños
De las yerbas y las flores,
Y de mortales engaños,
Y de sublimes dolores.

Yo he visto en la noche oscura
Llover sobre mi cabeza
Los rayos de lumbre pura
De la divina belleza.

Alas nacer vi en los hombros
De las mujeres hermosas:
Y salir de los escombros,
Volando las mariposas.

He visto vivir a un hombre
Con el puñal al costado,
Sin decir jamás el nombre
De aquella que lo ha matado.

Rápida, como un reflejo,
Dos veces vi el alma, dos:
Cuando murió el pobre viejo,
Cuando ella me dijo adiós.

Temblé una vez -en la reja,
A la entrada de la viña,-
Cuando la bárbara abeja
Picó en la frente a mi niña.

Gocé una vez, de tal suerte
Que gocé cual nunca: -cuando
La sentencia de mi muerte
Leyó el alcaide llorando.

Oigo un suspiro, a través
De las tierras y la mar,
Y no es un suspiro, -es
Que mi hijo va a despertar.

Si dicen que del joyero
Tome la joya mejor,
Tomo a un amigo sincero
Y pongo a un lado el amor.

Yo he visto al águila herida
Volar al azul sereno,
Y morir en su guarida
La víbora del veneno.

Yo sé bien que cuando el mundo
Cede, lívido, al descanso,
Sobre el silencio profundo
Murmura el arroyo manso.

Yo he puesto la mano osada,
De horror y júbilo yerta,
Sobre la estrella apagada
Que cayó frente a mi puerta.

Oculto en mi pecho bravo
La pena que me lo hiere:
El hijo de un pueblo esclavo
Vive por él, calla y muere.

Todo es hermoso y constante,
Todo es música y razón,
Y todo, como el diamante,
Antes que luz es carbón.

Yo sé que el necio se entierra
Con gran lujo y con gran llanto.
Y que no hay fruta en la tierra
Como la del camposanto.

Callo, y entiendo, y me quito
La pompa del rimador:
Cuelgo de un árbol marchito
Mi muceta de doctor.

Casa natal

Retrato de Martí al ser condenado a seis años de prisión por infidencia

Poema recomendado

El padre suizo

LITTLE ROCK, ARKANSAS, SEPTIEMBRE 1.

«El miércoles por la noche, cerca de París, condado de Logan, un suizo, llamado Edward Schwerzmann, llevó a sus tres hijos, de dieciocho meses el uno, y cuatro y cinco años los otros, al borde de un pozo y los echó en el pozo, y él se echó tras ellos. Dicen que Schwerzmann obró en un momento de locura.»

Telegrama publicado en Nueva York.

Dicen que un suizo, de cabello rubio
Y ojos secos y cóncavos, mirando
Con desolado amor a sus tres hijos,
Besó sus pies, sus manos, sus delgadas,
Secas, enfermas, amarillas manos;
Y súbito, tremendo, cual airado
Tigre que al cazador sus hijos roba,
Dio con los tres, y con sí mismo luego,
En hondo pozo — ¡y los robó a la vida!
Dicen que el bosque iluminó radiante
Una rojiza luz, y que a la boca
Del pozo oscuro — sueltos los cabellos,
Cual corona de llamas que al monarca
Doloroso, al humano, sólo al borde
Del antro funeral la sien desciñe, —
La mano ruda a un tronco seco asida, —
Contra el pecho huesoso, que sus uñas
Mismas sajaron, los hijuelos mudos
Por su brazo sujetos, como en noche
De tempestad las aves en su nido, —
El alma a Dios, los ojos a la selva,
Retaba el suizo al cielo, y en su torno
Pareció que la tierra iluminaba
Luz de héroe, ¡y que el reino de la sombra
La muerte de un gigante estremecía!

 

¡Padre sublime, espíritu supremo
Que por salvar los delicados hombros
De sus hijuelos, de la carga dura
De la vida sin fe, sin patria, torva
Vida sin fin seguro y cauce abierto,
Sobre sus hombros colosales puso
De su crimen feroz la carga horrenda!
¡Los árboles temblaban, y en su pecho
Huesoso, los seis ojos espantados
De los pálidos niños, seis estrellas
Para guiar al padre iluminadas,
Por el reino del crimen, parecían!
¡Ve, bravo! ¡Ve, gigante! ¡Ve, amoroso
Loco! ¡y las venenosas zarzas pisa
Que roen como tósigos las plantas
Del criminal, en el dominio lóbrego
Donde andan sin cesar los asesinos!

¡Ve! — ¡que las seis estrellas luminosas
Te seguirán, y te guiarán, y ayuda
A tus hombros darán cuantos hubieren
Bebido el vino amargo de la vida!

Poema no popular

¿Cómo me has de querer?

Cómo me has de querer? como el animal
Que lleva en sí a sus hijos,
Como al santo en el ara envuelve las lenguas de humo.
La lengua de humo oloroso del incienso,
Como la luz del sol baña la tierra llana.
¿Que no puedes? Yo lo sé. De estrellas
Añorándome está la novia muda;
Yo en mis entrañas tallaré una rosa,
Y como quien engarza en plata una —
Mi corazón engarzaré en su seno:
Caeré a sus pies, inerme, como cae
Suelto el león a los pies de la hermosa
Y con mi cuerpo abrigaré sus plantas
Como olmo fecundo, que aprieta
La raíz de un mal; mi planta humana
Mime en plata, mi mujer de estrella,
Hacia mí tenderá las ramas pías
Y me alzará, como cadáver indio,
Me tendrá expuesto al sol, y de sus brazos
Me iré perdiendo en el azul del cielo,
¡Pues así muero yo de ser amado!

Cincografía de Martí con su hijo José Francisco

Dos Ríos: Lugar donde cae en combate

José Martí,
el 19 de mayo de 1895.

SU WEB OFICIAL