Elizabeth Barrett Browning
ELIZABETH-BARRET1_edited.jpg

Fue una poetisa de la etapa victoriana. Nació el  6 de marzo de 1806 en Coxhoe Hall, Co. Durham (Inglaterra). También se le conoce por hacer campaña por la abolición de la esclavitud y su obra influyó en la reforma de la legislación sobre trabajo infantil. Además, su obra también influyó en autores como Edgar Allan Poe y Emily Dickinson.

 

Fue conocida porque pasó varios años de su vida enferma, pero siempre se destacó por su inteligencia y pasión. Escribió sobre religión, amor, política y espiritualidad. Siempre estuvieron presentes sus más profundos sentimientos. Se le describió como etérea e histérica.

Fue la mayor de 12 hermanos. Cuando tenía 3 años se mudaron a Hope End en Hereforshire (Inglaterra), y ella escribió sobre su infancia. Tenía una gran relación afectiva con sus hermanos y hermanas, en particular con Edward el menor. Dedicaba tiempo a él y a escribir (K.E Sullivan, 1998).

Como una una mujer de la época victoriana no fue formalmente educada, pero tuvo un apetito voraz para leer y buscar conocimiento. En su infancia leía grandes temas, así aprendió griego. Con sólo 13 años escribió "The Battle of Marathon"(K.E Sullivan, 1998). Tal parece que su comprensión iba más allá de su edad cronológica.

Seis años más tarde publica "An Essay on Mind" con otros versos. En 1821, cuando tenía 15 años sufrió un accidente que causó daño a su columna vertebral, cosa que  la dejo en situación de discapacidad. Su entusiasmo empezó a limitarse, permanecía callada pero se purificó a través de la poesía. Con ella empezó a expresarse de manera sentida y apasionada. Pasó entonces su vida leyendo, escribiendo y conversando constantemente, en pocas palabras fue una autodidacta (Sullivan, 1998).

Su mamá murió cuando ella tenía 22 años y su padre se impuso en la familia con  reglas fuertes e inflexibles, de manera que custodió a sus hijas porque no consideraba el matrimonio una opción para ellas, él era un hombre patriarcal (Pujol, 1989). En 1832 la familia se mudó a Devon y luego en 1835 a Londres en el número 50 de Wimpole Street (Londres). Fue en esa época que Elizabeth publicó "The seraphin, and other poems" y fue derrumbada por una enfermedad de los pulmones: tisis (tuberculosis). Sumado a esto, su hermano Edward se ahogó en 1840, cosa que le generó una inmensa culpabilidad; desde entonces no pudo hablar sobre lo sucedido y se resignó a vivir en el aislamiento y enfermedad (Sullivan, 1998). 

 

Para su recuperación, se aconsejó que viviera en Devon (Inglaterra) que se encuentra en la costa sudeste. Se dedicó entonces a su mundo interior a través de la lectura y escritura, pero todo ello la volvió neurótica. Se levantaba al mediodía y en verano salía a la calle con dificultad por su estado de ánimo (Sullivan, 1998).

Lo único que logró devolverle la vida, fue Robert Browning. Él era un poeta, también autodidacta, 6 años menor a ella (él tenía 33 y ella 39). Procedía de la clase media ilustrada y sin fortuna, distrito a los Barrett. Era un joven romántico y apasionado, nervioso e idealista (Pujol, 1989). Al leer a Elizabeth quedó maravillado y empezó a admirarla. Su primera carta a ella fue llena de entusiasmo y aprecio por su trabajo. De hecho le escribió "I do, as I say, love the books with all my heart - and I love you, too". Elizabeth adoró esa carta y desde entonces sus correspondencias eran bastante íntimas, cosa que las volvieron en las más exquisitas cartas de amor. Tal parece que los dos poetas eran almas gemelas (Sullivan, 1998). 

 

Elizabeth no recibía visitas de nadie, veía poco a su familia y se la pasaba sola en su habitación. Sin embargo, cuando accedió a conocerse Browning éste se maravilló con ella. La reunión se dio el 29 de mayo de 1845. Posteriormente Elizabeth recibe de Browning una carta declarando su amor, desde entonces se ven todos los martes en casa de ella, hasta que planearon su fuga a Pisa en septiembre de 1846. Durante ,el cortejo, ella escribió "Sonnets from the Portuguese. La fuga se da porque el padre sospecha de un romance entre ellos y está preparando una mudanza (Pujan, 1989).

UH36-NEA-JLT2012.jpg
browning_robert.jpg
512924c637c2b.image.jpg

Elizabeth Barrett y su hijo Pen

Robert Browning

Estatua de Elizabeth Barrett

por William Wetmore Story

(American, 1819–1895)

robert-browning.jpg

Robert Browning

Tras la fuga, posteriormente se casaron. Su unión se mantuvo en secreto para la familia de Elizabeth. Durante su estadía en Pisa, fueron felices y Elizabeth empezó a ganar dinero por sus publicaciones. Su amor era totalmente correspondido, no había tiempo para la tristeza. Tuvo un aborto y su estado de salud los obligó a trasladarse a Florencia. Luego allí, en 1848 tuvo un niño Robert Wiedemann Barrett Browning, al cual llamaba Pen (Pujan, 1989). Lamentablemente el padre de Elizabeth rechazó el matrimonio y cortó lazos con ella (Sullivan, 1998).

 

Elizabeth se mantuvo en Florencia asumiendo su rol de madre, sin embargo sufrió episodios de salud que la pusieron en riesgo. Los Brownings estuvieron viajando entre Florencia e Inglaterra hasta 1856. El clima de Londres no era bueno para Elizabeth. Pen, se mantuvo como hijo único y era vestido con ropas femeninas y usando bucles, lo cual su padre no aceptaba (Pujan, 1989). 

Elizabeth trabajó en "Aurora Leigh" por varios años y en 1856 publicó su última y tercera edición. Es un libro de poesía romántica el cual fue recibido animadamente. Entre quienes valoraron el libro fueron W.M. Rossetti y Virginia Woolf quien afirmó "vividly communicated" (Pujan, 1989).

Su hermana Henrietta murió en 1860, quien se encontraba postrada y su padre falleció  luego. La situación política de Italia, afectó a Elizabeth empujándola a la más profunda desesperación. Muere entonces el 29 de junio de 1861 en brazos de su esposo. Robert Browning comienza a surgir en su poesía y literatura, y regresa a Inglaterra con su hijo Pen, donde se convierte en el líder de la poesía inglesa de la época (Sullivan, 1998).

 

A Elizabeth Barrett se le consideró una mujer rebelde de puertas para dentro, porque no se emancipaba haciendo escándalos o yendo en contra de lo moralmente establecido, más bien lo hacía con el aprendizaje y la lectura de Homero, Víctor Hugo y Honoré de Balzac. Al parecer no era atractiva, tenía unos ojos grandes pero tampoco era antipática, eso sí algo triste e indefensa (Pujan, 1989). También solía ser de corta memoria, olvidaba las fechas, no recordaba su edad y hasta su aniversario, como si el tiempo no pasara en ella. Por parte de su esposo, parece que el éxito de Elizabeth jamás le fue impedimento para amarla, todo lo contrario, se sentía muy feliz por ella. 

CONTEXTO HISTÓRICO
Londoners.jpg
epoca-victoriana-1-e1588379134781.jpg
victoriana.jpg

Imágenes sin descripción

Se conoce como época victoriana a un período en la historia del Reino Unido de Gran Bretaña. Fue la época de mayor esplendor del Imperio Británico y la cúspide de la Revolución Industrial en dicho país. Se extendió durante los 64 años del reinado de Victoria I (desde 1837 a 1901), uno de los más largos de la historia del reino (caracteristicas.co, 2022).

El Reino Unido se transformó en una potencia económica gracias al impacto de la Revolución Industrial. Al mismo tiempo, como Estado protagonista del proceso de imperialismo europeo, en pocos años pasó a ser un imperio global con colonias en América, Asia y África (Grudemi, 2021).

La era victoriana también fue un tiempo de esplendor para la cultura inglesa, una época en la que surgieron grandes artistas de muchas y diversas disciplinas. La literatura fue una de las más favorecidas en aquel tiempo. Fueron muchos los escritores famosos de aquellos tiempos (Ferrer, 2014). Dentro de las grandes características de la época se encuentran (Grudemi, 2021):

  • Se dio la industrialización y se aceleró la urbanización

  • Se pierden las tradiciones

  • Empieza el despoblamiento rural

  • Invade la tecnología sobre la naturaleza

  • Se vive la doble moral

  • Hay gran exportación de productos  y servicios como el transporte

  • Hay grandes diferencias entre las clases sociales (aristocracia, burguesía y clases bajas)

  • La familia era el eje de la vida y debía ser numerosa

  • Las mujeres deben encargarse de lo doméstico

  • Algunas mujeres lograron destacarse como líderes de luchas obreras, escritoras, artistas plásticas entre otros

  • Se popularizó el uso de ferrocarril

  • Las clases acomodadas eran muy aficionadas a las fiestas

  • Se popularizaron las publicaciones como las revistas y libros

  • Los juegos cogen importancia

  • Artistas rescatar el trabajo artesanal

  • El arte se caracteriza por el neoclasicismo y el romanticismo

  • La arquitectura recupera el estilo gótico.

  • Se revalorizaron las leyendas medievales, los temas espirituales, la introspección del artista.

ESTILO POÉTICO

Su escritura se destaca por una ferviente búsqueda del conocimiento y una honda pasión. Hay una amplia gana de temas en sus trabajos ,los cuales son reiterativos y característicos de sus obsesiones e intereses. Dada su vida y sus afecciones de salud, escribe con sentimientos profundos en memorables versos con tintes clásicos (Sallivan, 1989).

Por lo general, escribió versos como único objetivo existencial, donde la enfermedad y la imaginación se conjugaban. Le gustaba el silencio y la materia éter. Su poesía suele ser efusiva, dramática, tierna a veces grandilocuente y sobreadornada cumpliendo su propósito de transmitir emoción. Hoy día podrían llamarse "cursi" o "empalagadores", pero hacen estremecer (Bujan, 1989). 

En sus versos hay una tensión interna, pareciera que cada línea se debate en contradicciones. Esos sentimientos salen a borbotones. Se retoma entonces el tema central del romanticismo: el amor que se insinúa como una posible salvación lucha con los malos recuerdos y la fatalidad, ya que Elizabeth se consideraba condenada a la muerte e infelicidad (Bujan, 1989).

Sus temas entonces hablan también de la muerte, el fuego, la ceniza, el sol, la luna, la soledad, la presencia del amante, la desesperación, el recuerdo, la luz, las tinieblas, la música, el silencio.

"Los sonetos del portugués" es su obra culmen, y dan la sensación de milagro verbal. Se pueden leer con el mismo estupor admirado en su época. Elizabeth Barrett no es una imagen antigua de mujer melancólica y enamorada, ella habla por sí misma, transmite la verdad que está por encima del tiempo y hace reconocernos tal como somos (Bujan, 1989).

Scan.jpg

De la biblioteca personal

2.jpg

De la biblioteca personal

Influencias
George_Sand_edited.jpg

George Sand

Wordsworth_on_Helvellyn_by_Benjamin_Robert_Haydon_edited.jpg
balzac_edited.jpg
hugo_victor_2.jpg

Wordsworth

Honoré Balzac

Víctor Hugo

Seudónimo de Amantine

Aurore  Lucile

Dupin de Dudevant

EN VOZ DE OTROS:
Elizabeth Barrett
SUS POEMAS
Poema representativo

XLIII

Poema recomendado

XVIII

¿De qué modo te quiero? Pues te quiero

hasta el abismo y la región más alta

a que puedo llegar cuando persigo

los límites del Ser y el Ideal.

Te quiero en el vivir más cotidiano,

con el sol y a la luz de una canela.

Con libertad, como se aspira al Bien;

con la inocencia del que ansía gloria.

 

Te quiero con la fiebre que antes puse

en mi dolor y con mi fe de niña,

con el amor que yo creí perder

al perder a mis santos... Con las lágrimas

y el sonreír de mi vida... y si Dios quiere,

te querré mucho más tras de la muerte.

A ningún hombre si jamás un riso,

amor mío, como éste que te ofrezco,

y que ahora pensativa arrollo en torno

de mis dedos como un negro zarcillo.

Es para ti. Mi juventud pasó.

Ya no cae el cabello hasta los pies

ni rosas prendo en él y flor de mirtos

como hacen las muchachas, es la sombra

de pálidas mejillas que hundió el llanto,

envolviendo la frente que se inclina

avezada al dolor. No lo han cortado

las fúnebres tijeras, fue tu amor...

Encontrarás en él, aún purísimo,

el beso que al morir dejó mi madre.

Poema no popular

Flush o Fauno

¿Ves este perro? Ayer estaba yo

cavilosa, olvidando su presencia,

deshaciéndose en llanto el pensamiento;

y junto a aquella almohada humedecida

 

asomó bruscamente la cabeza

muy peluda de un fauno, con dos ojos

como de miel, y orejas que colgaban

secándome la cara con su roce.

 

Yo me sobresalté, como la ninfa sorprendida en el bosque por un fauno;

mala hirsuta visión sólo era Flush,

 

me olvidé de mi susto y mi tristeza,

y di gracias a Pan, que por un ser

tan humilde nos daba tanto amor.